• Blogs
  • David Padrón
  • Causas de suspensión del juicio oral. Supuestos en los que se establece no suspender dicho juicio...

Causas de suspensión del juicio oral. Supuestos en los que se establece no suspender dicho juicio ante la incomparecencia de un acusado.

Fuente: Blog del Magistrado Juan José Cobo Plana.

Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de junio de 2013 (D. JUAN RAMON BERDUGO GOMEZ DE LA TORRE).

QUINTO: El motivo quinto al amparo del art. 850.5 LECrim. al haberse celebrado el juicio oral ante la incomparecencia de dos de los procesados, Pedro Miguel y Agapito, cuyas citaciones para el día de la vista fueron negativas, sin que se agotaran por la Sala los mecanismos establecidos en la LECrim. al declarar la rebeldía de una forma precipitada.
El motivo deviene improsperable.
Este precepto - art. 850.5 LECrim - debe relacionarse con el último párrafo del art. 746, introducidos ambos por Ley 28/78, de 26- 5, que establece las causas de suspensión del juicio oral y los supuestos en los que se establece no suspender dicho juicio ante la incomparecencia de un acusado ("no se suspenderá el juicio por...incomparecencia de alguno de los procesados citados personalmente, siempre que el tribunal estimase, con audiencia de las partes y haciendo constar en el acta del juicio las razones de la decisión, que existan elementos suficientes para juzgarles con independencia") y consigna como motivo de casación el supuesto de no haber suspendido el juicio cuando lo procedente era haberlo hecho.
Los requisitos para la prosperabilidad del motivo son: a) Que hubiera causa fundada que se oponga a juzgarles, al acusado comparecido y al no comparecido, por separado. b) Que no haya recaído declaración de rebeldía con relación al acusado incomparecido, pues en tal caso, si hubiese sido declarado rebelde, el art. 842 LECrim., establece precisamente la continuación del curso de la causa respecto a los no rebeldes.
 

c) Además deberá hacerse constar la oportuna protesta (arts. 855-3 LECrim.) La ley parte de que la regla general ante la incomparecencia de uno de los acusados es la suspensión del juicio. Sin embargo permite la no suspensión y acordar la continuación del juicio oral, evitando suspensiones inmotivadas; cuando: 

1) que un procesado o procesados incomparecidos hubiere sido citado personalmente, a cuya citación debe y puede equipararse cuando se hacían su prisión por la misma u otra causa, la citación a su Procurador y la orden de conclusión desde el establecimiento penitenciario.
2) Que la Audiencia antes de decidir o inmediatamente después de anunciar su propósito de no suspender el juicio oiga a las partes personadas.
3) que el Tribunal exponga explícitamente y así se haga constar en el acto del juicio las razones de su decisión.
4) Que existan elementos de juicio suficientes para poder juzgar a los procesados presentes, con independencia de los ausentes (STS 3-1-84; 9-5-84 y 18-10-84), es decir, que sea posible ese enjuiciamiento separado porque, por las circunstancias del caso concreto, no sea necesaria la declaración del coimputado ausente para formar criterio suficientemente fundado sobre aquello de que se acusa a quien está presente (STS 272/98, de 28-2), El único requisito cuya violación permite el recurso de casación, conforme al n. 5 del art. 859. LECrim., es el 4º que es el que constituye la verdadera razón del precepto, pues los otros tres son exigencias meramente formales cuya transgresión no tiene acceso a la casación (S. 8-4-92 y 685/96, de 11-10) cual la falta de citación del acusado puede dar lugar al motivo 2º del art. 850 LECrim.
Por ello se destaca por la doctrina que estos requisitos son para que el juicio oral pueda no suspenderse, pero ello no afecta a este motivo de casación, art. 850.3, cuya base fundamental es que se ha juzgado por separado a procesados cuando las circunstancias imponían no hacerlo así.
Por último, como precisa la STS 32/95, de 19-1, la ausencia en el juicio oral de su acusado solo podrá tener relevancia para el recurrente, si tal ausencia hubiese frustrado su posibilidad de interrogar al ausente y esto hubiese sido necesario para su defensa. En la medida en que el recurrente sólo considera que la suspensión determina la nulidad del proceso por sí misma, sin alegar vulneración del derecho que la acuerda el art. 6-3d CEDH y el art. 24-2 CE, sin precisar en qué puede haber obstaculizado la no suspensión del juicio oral su derecho de defensa, es indudable que no existe infracción alguna de preceptos que justifiquen el motivo.
Prevenciones estas omitidas por el recurrente. Las citaciones de aquellos dos procesados resultaron negativas, y ante la decisión de la Sala de celebrar el juicio contra los presentes, el recurrente no se opuso ni formuló la debida protesta y en esta sede casacional no ha señalado ni qué aspectos la imposibilidad de interrogar a los procesados no comparecidos ha incidido negativamente en su derecho de defensa.