Cambio jurisprudencial: carácter reglado y no discrecional del nombramiento de Magistrados de las Salas de lo Civil y Penal de los Tribunales Superiores de Justicia

Fuente: La Ley.

TS Sala Tercera, de lo Contencioso-Administrativo, S 26 Abr. 2013. Ponente: Conde Martín de Hijas, Vicente.

La Sala Tercera del Tribunal Supremo ha estimado un recurso contencioso-administrativo en relación con el nombramiento para la provisión de una plaza de Magistrado de la Sala de lo Civil y Penal de un Tribunal Superior de Justicia. En la misma han formulado voto particular el magistrado D. Nicolás Maurandi Guillén y D. Pablo Lucas Murillo de la Cueva.

Por acuerdo del Pleno del Consejo General del Poder Judicial se decidió la designación de la plaza convocada mediante concurso a favor del candidato que destacaba principalmente por sus conocimientos del Derecho civil especial propio de la Comunidad Autónoma. Disconforme con dicha decisión el aspirante preterido, que aventajaba en méritos al nombrado, decide interponer recurso contencioso-administrativo por entender que se han infringido las bases de la convocatoria.

Ahora la Sala Tercera, en sentencia de la que ha sido ponente el magistrado D. Vicente Conde Martín de Hijas, ha llegado a la conclusión de que el nombramiento impugnado debió regirse por un criterio de nombramiento reglado, y no discrecional, y que por tanto, la designación llevada a cabo por el CGPJ ha supuesto la infracción de las bases del concurso.

Para llegar a dicha conclusión el Tribunal, tras exponer sus razonamientos, ha modificado la jurisprudencia precedente, que hasta la fecha venía proclamando el carácter discrecional del nombramiento de esos Magistrados y la inaplicabilidad del criterio electivo riguroso del artículo 330.1 LOPJ del mejor puesto en el escalafón. La Sala ha reinterpretado los preceptos legales concernidos en esos nombramientos y ha prestado especial atención a la normativa posterior a la existente en el momento de las sentencias precedentes que partían de la discrecionalidad de los nombramientos. Concretamente ha reinterpretado el artículo 330.4 de la LOPJ, en el sentido de que no establece una regla de discrecionalidad, sino que dispone que cumplidos los requisitos para acceder a las plazas de Magistrados de la Sala de lo Civil y Penal, deberá operar la regla del 330.1 de preferencia por la antigüedad en el escalafón. A su vez, tras exponer que la jurisprudencia debe adaptarse a las innovaciones producidas en el ordenamiento jurídico, cita el Reglamento 1/2010, que regula la provisión de plazas de nombramiento discrecional en los órganos judiciales, en cuyo marco entiende que no cabe seguir hablando de nombramiento discrecional en el sentido en que lo hacía la jurisprudencia anterior.

Finalmente en el fallo el Tribunal, decidido el carácter reglado y no discrecional del nombramiento impugnado en base a los razonamientos expuestos y en los que se justifica el cambio jurisprudencial, ha anulado el mismo y ha declarado el reconocimiento del derecho para el nombramiento para la provisión de la plaza de Magistrado de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia a favor del candidato que aventajaba al nombrado en todos los méritos establecidos en las bases de la convocatoria.