Despedir al más antiguo no convierte en arbitraria la decisión empresarial

Fuente: La Ley.

TSJ Castilla y León, Sala Social, S 1143/2013, 13 Jun. Ponente: Casas Nombela, Juan José

¿El solo dato de ser más o menos antiguo en una empresa es un factor susceptible de originar situaciones de discriminación a la hora de ser afectado por un despido objetivo por causas económicas o productivas?

La respuesta debe ser negativa a tenor de lo indicado en la sentencia dictada por la Sala de lo Social del TSJ Castilla y León el pasado 1 Jun. 2013, que estima el recurso interpuesto por la empresa contra resolución dictada por el Juzgado de lo Social núm. 2 de Palencia.

El pleito se inició por demanda de un trabajador que fue objeto de despido objetivo, junto con otro compañero, justificado en la situación económica negativa de la empleadora, una pequeña empresa de prefabricados con una plantilla de 6 trabajadores. El Juzgado estimó lo solicitado por el trabajador con carácter subsidiario (pues solicitaba la nulidad del despido) y lo declara improcedente, con las consecuencias legalmente inherentes.

Discrepa la Sala de lo razonado por la sentencia de instancia, pues aunque el trabajador despedido fuera junto con su otro compañero el de mayor antigüedad en la empresa (37 años), ese único dato no convierte en arbitraria la decisión empresarial. La selección del trabajador pertenece al ámbito de la discrecionalidad del empresario en el ejercicio de su potestad de organización, dándose la circunstancia, además, que de los 6 trabajadores de la plantilla, 2 de ellos están capacitados para ejecutar el trabajo del empleado despedido, y los otros 3 realizan tareas específicas y dotadas de cualificación.

Continúa indicando el Tribunal que los artículos 51.1 y 52. c) ETno establecen ninguna condición o restricción respecto de los trabajadores que pueden resultar afectados por decisiones empresariales como la concernida, cuando se base en causas económicas, técnicas, organizativas o productivas, más allá de la prioridad de permanencia otorgada a los representantes de los trabajadores y la prohibición de despidos objetivos que sean lesivos a derechos fundamentales o afecten a trabajadores de las situaciones contempladas en el artículo 53.4 de dicha Norma; se trata de una libre facultad del empresario y el Estatuto de los Trabajadores no contempla el dato de la antigüedad como un factor que sea susceptible de crear situaciones discriminatorias en el empleo o en las condiciones de trabajo (sí lo son por ejemplo la edad, sexo, estado civil, religión o ideas políticas).

Señala por último que la negativa situación económica de la empresa es cierta, presentando una situación de pérdidas que se remontan 2 años atrás, una verdad que parece incuestionable. Asimismo, la elección de trabajadores de más antigüedad puede resultar acertada en este contexto, pues es más eficaz para superar la situación negativa, dado que el factor de la antigüedad supone un importante incremento en costes salariales y de Seguridad Social.

Todo lo expuesto lleva al Tribunal a estimar el recurso interpuesto por la empresa, pues acreditada la causa económica del despido y rechazada la causa de improcedencia señalada en la instancia, concluye que el despido objetivo cuestionado era procedente, sin perjuicio, por supuesto, del derecho del trabajador a percibir la indemnización correspondiente por su despido objetivo.

¡Consejos!

Le recomendamos que cambie su contraseña una vez cada 6 meses y que la misma contenga letras en mayúsculas y minúsculas, números y otros caracteres por motivos de seguridad.