Separación injustificada del administrador concursal que desempeñó su cargo con la diligencia y lealtad exigidas legalmente

Fuente: La Ley.

(AP Valencia, Secc. 9ª, A 332/2013, 17 Jul. Ponente: Caruana Font de Mora, Gonzalo María)

El Juzgado que conocía del concurso adoptó la decisión de separar al administrador concursal al no apreciar en su labor una actuación adecuada y responsable por: a) verter manifestaciones demoledoras a la propuesta de convenio de la concursada con falta de rigor y objetividad en las mismas; b) falta de labor de estudio, análisis y consenso con la concursada para dar salida a la misma; c) no advertir al Juez de los criterios que regían su informe de evaluación de la propuesta de convenio, y d) desavenencias con el letrado de la concursada.

El administrador recurrió la decisión del Juzgado y la Audiencia Provincial de Valencia estima el recurso revocando el auto recurrido por las siguientes consideraciones:

a) el informe desfavorable al convenio propuesto por la concursada no puede ser tildado de falta de rigor, estudio o análisis, sino todo lo contrario y además es plenamente coherente y lógico con todos los informes previos presentados por el administrador concursal. En ellos ya advertía, analizadas la contabilidad y cuentas sociales, de los problemas de la sociedad concursada para continuar con su actividad, sin que en modo alguno pueda imponerse al administrador concursal una evaluación de la propuesta de convenio conforme con las propuestas de la concursada o que deba negociarse la misma, pues de ser así quebraría la independencia con que debe actuar profesionalmente tal órgano del concurso.

b) el administrador concursal no tiene obligación de advertir al Juez sobre los criterios que rigen sus informes pues ello está inmerso en la profesionalidad del designado y además, en este caso, están claramente expuestos en los cuatro informes emitidos. Precisamente el contenido conjunto de esos informes es plenamente coherente en la posición del administrador concursal sobre la situación de la empresa y su viabilidad, y está sustentado sobre datos contrastados, por lo que no se le puede reprochar no ser objetivo.

c) las desavenencias del administrador concursal con el letrado de la concursada en modo alguno pueden constituir causa justa de separación, pues de ser así estaría al fácil alcance de la concursada provocar la separación de la persona que no sigue sus dictados de un cargo necesario en el proceso concursal.

¡Consejos!

¡Agrega a los demás como amigos para poder chatear con ellos!