Ámbito de la calificación registral respecto de las cláusulas de vencimiento anticipado de la deuda con garantía hipotecaria

Fuente: La Ley.

El Tribunal Supremo interpreta el artículo 12 de la Ley Hipotecaria respecto al ámbito de la calificación registral de las cláusulas de vencimiento anticipado de la deuda con garantía hipotecaria

TS Sala Primera, de lo Civil, S 538/2012, 13 Sep. Ponente: Ferrándiz Gabriel, José Ramón

El proceso se inició mediante demanda formulada por una Registradora de la propiedad solicitando la nulidad de la resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado -DGRN- que revocó la calificación negativa de la Registradora respecto de tres cláusulas de vencimiento anticipado de la deuda contenidas en una escritura de formalización de préstamo hipotecario.

El Juzgado de Primera Instancia desestimó la demanda. Sin embargo, la Audiencia Provincial estimó el recurso de apelación de la demandante y anuló la resolución de la DGRN. Contra la sentencia de apelación interpuso recurso de casación el notario autorizante de la escritura. El Tribunal Supremo lo estima, casa la sentencia recurrida y confirma la de primera instancia.

La Sala comienza señalando que, conforme al art. 1 LH, la materia inscribible se limita a los actos y contratos relativos al dominio y demás derechos reales sobre bienes inmuebles. Sin embargo, añade, hay actos o títulos que contienen datos que, sin constituir derechos reales ni alcanzar a su núcleo o esencia, contribuyen a dotar a los que se registran de un determinado contenido. A esta categoría pertenecen las conocidas como cláusulas de vencimiento anticipado de las deudas sometidas a plazo y garantizadas con hipoteca. Estas cláusulas, según el art. 12 LH -en la redacción dada por la L 41/2007, de 7 de diciembre, se harán constar en el asiento en los términos que resulten de la escritura de formalización, en caso de calificación registral favorable de las cláusulas de trascendencia real, o lo que es lo mismo, por tener aquellas una naturaleza básicamente obligacional, no se califican por el Registrador, pues no se inscriben, sino que, simplemente, se transcriben para dotarles de publicidad a los efectos de dar noticia a los terceros interesados.

Partiendo del tenor del art. 12 LH, aisladamente considerado y según el significado de sus términos, el Tribunal considera que el notario recurrente tiene razón y que la interpretación que del repetido artículo hizo la DGRN en la resolución que se impugna fue correcta.

Sin embargo, el propio Tribunal precisa que, conforme al art. 3.1 CC, el sentido de las normas ha de buscarse de acuerdo con el conocido como canon hermenéutico de la totalidad. Y en este sentido, el art. 12 LH, por más que merezca la consideración de básico sobre la materia, no es el único a ella referido. Así, el art. 18 de la L 2/2009, de 31 de marzo, por la que se regula la contratación con los consumidores de préstamos o créditos hipotecarios y de servicios de intermediación para la celebración de contratos de préstamo o crédito, establece que los registradores denegarán la inscripción de las escrituras de préstamo hipotecario cuando no cumplan la legalidad vigente y, muy especialmente, los requisitos previstos en la propia Ley. Y también han de tenerse en cuenta los apartados 1 de los arts. 552 y 695 LEC, en cuanto regulan el tratamiento de las cláusulas abusivas en los procedimientos de ejecución.

En estas circunstancias, la Sala considera que lo procedente sería el examen en casación de las concretas cláusulas objeto de la calificación negativa de la Registradora. Sin embargo, lo impide la falta de legitimación de la misma, por no resultar de las actuaciones que la resolución de la DGRN afecte a un derecho o interés de la que sea titular, en términos del art. 328 LH.