Nulidad objetiva del despido de trabajadora embarazada con independencia de que existan o no indicios de discriminación

Fuente: La Ley.

El Alto Tribunal aplica la doctrina ya consolidada de la Sala sobre la necesidad de calificar como nulos los despidos de las trabajadoras embarazadas que no sean considerados procedentes.

TS, Sala Social, S 31 oct. 2013. Ponente: Gilolmo López, José Luis

La empleada, que había estado prestando servicios con sucesivos contratos temporales para empresas vinculadas con la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, había presentado demanda a fin de que se le reconociera la real relación laboral que venía manteniendo con la Administración (al existir una cesión ilegal de trabajadores), pero fue cesada antes de dictarse sentencia al "haber finalizado la obra para la que fue contratada".

Ejercitada acción de despido, el Juzgado de lo Social estimó la demanda, declarando la existencia de cesión ilegal y la nulidad de la extinción dada la situación de embarazada de la empleada en el momento del cese; sin embargo la Sala del TSJ, resolviendo en suplicación, revocó tal pronunciamiento al entender que el despido no era nulo, sino improcedente porque no se apreciaba ninguna razón discriminatoria por razón de sexo, y que el cese nada tuvo que ver que dicha circunstancia.

La Sala del Supremo no está de acuerdo con esta conclusión. Indica que la doctrina ya fue unificada en previa sentencia de 17 oct. 2008 y reiterada en otras posteriores en el sentido de que la nulidad es la calificación aplicable a los despidos de las trabajadoras embarazadas que no sean considerados procedentes. Es una garantía que opera con carácter objetivo y automático, vinculado exclusivamente a la acreditación de situación de gestante de la empleada y a la no consideración del cese como procedente (no se contempla el requisito de comunicación del embarazo al empresario ni del conocimiento previo por éste de dicha situación). Es una garantía reforzada -indica- para lograr una

protección efectiva de las trabajadoras embarazadas. Esta nulidad, concluye, es distinta de la nulidad por causa de discriminación y actúa al margen de que existan o no indicios de tratamiento discriminatorio.

En consecuencia, el recurso interpuesto por la trabajadora es estimado y la sentencia dictada en suplicación casada y anulada, confirmándose la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social que había dado la razón a la empleada.

¡Consejos!

¡Todas las entradas que publiques en tu Blog serán publicadas también en la página principal! Al menos que selecciones la opción de visualizado en 'solo amigos' o 'privado'.