El TC modifica su doctrina y limita los casos en los que es obligatorio interponer incidente de nulidad de actuaciones como paso previo al recurso de amparo

Fuente: La Ley.

En asuntos que pasan por las tres instancias judiciales, examinándose en cada una las alegadas lesiones de derechos fundamentales, el recurrente en amparo no está obligado a promover, además, el incidente de nulidad de actuaciones frente a la sentencia de casación

TC, Pleno, S 19 Dic. 2013. Ponente: López y López, Enrique

Los demandantes de amparo impugnan la sentencia dictada por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo -TS- que revocó la sentencia de apelación y confirmó la de primera instancia, que había condenado a los demandantes -entonces demandados- por intromisión ilegítima en el derecho al honor.

La parte contraria opone la concurrencia de diversas causas de inadmisibilidad, entre ellas, la falta de agotamiento de la vía judicial previa por no haberse interpuesto incidente de nulidad de actuaciones contra la sentencia del TS, basándose para ello en la doctrina del ATC 200/2010, de 21 de diciembre. Dicho Auto estableció la necesidad del incidente cuando la "violación" del derecho fundamental cuya protección se impetra en amparo tuvo lugar en virtud de la última resolución que cierra la vía judicial y no antes.

El Tribunal Constitucional -TC- rechaza esta alegación por un doble motivo: a) tal doctrina no puede ser de aplicación a una demanda de amparo deducida en fecha anterior a la de haberse dictado aquel Auto, y b) la doctrina concierne a un supuesto distinto del de autos en el que el derecho a la libertad de expresión invocado en amparo por los recurrentes se habría lesionado en primer lugar por la sentencia del Juzgado de Primera Instancia, al estimar la demanda deducida en su contra y considerar de prevalente protección el derecho al honor del actor. Por tanto, no es posible afirmar que se trata de una lesión atribuible ex novo a la sentencia que cierra la vía judicial previa al amparo.

Al margen de lo anterior, el TC modifica la doctrina recogida en el mencionado Auto y establece que, en supuestos como el de autos, basta comprobar que los órganos judiciales han tenido la oportunidad de pronunciarse sobre los derechos fundamentales luego invocados en vía de amparo constitucional, para estimar cumplido el requisito de agotamiento de la vía judicial previa. Lo contrario, dice, supondría cerrar la vía de amparo constitucional con un enfoque formalista y confundir la lógica del carácter subsidiario de su configuración.

En atención a lo anterior, dado que en este caso el carácter subsidiario del amparo ha quedado sobradamente garantizado -el asunto pasó por tres instancias judiciales, en cada una de las cuales hubo ocasión de examinar las alegadas lesiones de derechos fundamentales y se decidió en consecuencia-, el TC concluye que el demandante de amparo no estaba obligado a promover, además, el incidente de nulidad de actuaciones frente a la sentencia de casación impugnada, incidente que habría tenido por objeto el replanteamiento integral de la estimación del recurso de casación, es decir, su desestimación, con la consiguiente modificación radical del fallo y de la fundamentación jurídica utilizada, para reconocer la prevalencia ad casum del derecho a difundir información. De modo que, cuando el objeto del proceso consista en el estudio de la lesión del derecho fundamental como consecuencia de la revocación en casación de las sentencias de las instancias previas, no es necesaria la interposición del incidente de nulidad, al estar ayuno de los fines para los que fue previsto, puesto que consistiría en la pretensión de una reconsideración sobre el fondo de la resolución con argumentos semejantes a los ya empleados en la vía judicial.

¡Consejos!

¿Tienes dudas sobre alguna materia concreta? Pregunta mediante una discusión en los grupos especializados.