El TS anula un indulto parcial concedido por el Consejo de Ministros, por falta de lógica jurídica

Fuente: La Ley.

Anulación de un indulto parcial por el TS, al considerar que el Consejo de Ministros ha incurrido en arbitrariedad o en manifiesta irrazonabilidad lógica, al realizar un mero control externo que no revisa las razones de fondo de tal decisión discrecional

TS, Sala 3.ª, de lo Contencioso-administrativo, Pleno, S 20 Nov. 2013. Ponente: Fernández Valverde, Rafael

La Sala Tercera, de lo Contencioso-administrativo, del Tribunal Supremo, en Pleno, en Sentencia de 20 Nov. 2013, estima el recurso contencioso-administrativo interpuesto contra el Real Decreto 1668/2012, de 7 Dic., aprobado por el Consejo de Ministros, el 7 Nov. 2012, y por el que se indulta a un condenado por delito de conducción con grave desprecio para la vida de los demás, en concurso ideal con dos delitos -homicidio y lesiones- y dos faltas -lesiones y daños-; indulto parcial, ya que conmuta la pena privativa de libertad pendiente de cumplimiento por otra de 2 años de multa.

El TS accede a la pretensión de los recurrentes relativa a si a pesar del carácter discrecional del acto de concesión o denegación de indulto, puede controlarse el ejercicio del derecho de gracia desde la perspectiva de la interdicción de la arbitrariedad de los Poderes Públicos.

Como no es un acto administrativo, señala el TS, no puede exigirse al Acuerdo de concesión o denegación del mismo una motivación en el sentido técnico que requiere la LRJAP-PAC. No existe un ámbito de revisión jurisdiccional respecto de la decisión de indultar, no pudiendo adentrarse el TS en las razones que se contengan en los diversos informes y actuaciones que consten en el expediente. Sin embargo, sí debe enjuiciar el Alto Tribunal si las "razones de justicia, equidad o utilidad pública", exigidas por el legislador, que necesariamente deben constar en el Acuerdo y que pueden responder a muy distintas causas, cuentan con apoyo real reconocible en los elementos reglados o formales que componen el expediente. Se trata de un control meramente externo, que debe limitarse a la comprobación de si el Acuerdo de indulto cuenta con soporte fáctico suficiente para, en un proceso de lógica jurídica, soportar las razones exigidas por el legislador, pudiendo examinarse si en ese proceso se ha incurrido en error material patente, en arbitrariedad o en manifiesta irrazonabilidad lógica. Es decir, si la concreta decisión discrecional de indultar ha guardado coherencia lógica con los hechos que constan en el expediente.

Considera el TS que el citado Real Decreto no señala tales razones de justicia, equidad o utilidad pública, determinantes del indulto, por lo que resuelve anularlo y devolverlo al Consejo de Ministros, para nueva consideración. Se formulan 7 votos particulares.