El comprador de una vivienda ha de pagar al banco descontante las letras que aceptó en pago del precio aunque la compraventa se resolviese por incumplimiento de la vendedora (TS, 1ª, S 24 Abr. 2014. Rec. 2209/2012)

Fuente: La Ley.

Excepciones oponibles por el deudor cambiario al tenedor de las letras. Admisión del descuento de las letras aceptadas en concepto de pago del precio aplazado.

TS Sala Primera, de lo Civil, S 205/2014, 24 Abr. Ponente: Sastre Papiol, Sebastián

El litigio de autos tiene su origen en la compra de una vivienda sobre plano. Para el pago de las primeras cantidades a cuenta el comprador aceptó dos letras libradas por la vendedora que después fueron descontadas por un banco. Tras ello, la vendedora fue declarada en concurso de acreedores y en el curso de ese procedimiento se acordó la resolución de la compraventa por incumplimiento de la vendedora. Ahora, el banco descontante presenta demanda de juicio cambiario frente al comprador, aceptante de las letras, reclamándole el importe de las mismas.

Las sentencias de instancia estimaron la demanda y el Tribunal Supremo confirma ese pronunciamiento.

La Sala destaca que el banco descontante que presentó al cobro las letras aparece en ellas como tomador y, como tenedor de las letras, goza de legitimación para ejercitar la acción cambiaria frente al aceptante (art. 49 L 19/1985, cambiaria y del cheque -LCCh-). Ejercitada dicha acción, el banco descontante es un tercero ajeno a la relación subyacente de la que deriva la obligación cambiaria, de modo que el aceptante no puede oponerle excepciones fundadas en sus relaciones personales con el librador, en virtud de cuanto disponen los arts. 20 y 67.1 LCCh, a no ser que el tenedor, al adquirir las letras, hubiese procedido a sabiendas en perjuicio del deudor, la llamada "exceptio doli". Excepción que en este caso no puede invocarse porque no se ha probado que el banco, al descontar las letras, conociese que la vendedora incumpliría la prestación que sirvió de causa a la aceptación de las letras.

El Tribunal señala también el error de partida en que incurre el demandado al entender que cuando suscribió como aceptante las letras de cambio no aparecía la mención del tomador, de lo que colige que el banco descontante tiene las letras de cambio "por descuento bancario sin endoso", por lo que las detenta, dice, como simple "cesión ordinaria de crédito" al que cabe oponer por el demandado todas las excepciones que pudiera oponer al librador. Tal argumento, apunta el Tribunal, no tiene en cuenta que, cuando se crean letras de cambio, el librador no tiene obligación de consignar el tomador de las mismas, porque está en su voluntad, bien mantenerlas en su poder hasta el vencimiento, en cuyo supuesto se trataría de un libramiento a su propia orden (art. 4 a) LCCh ), bien descontarlas, sin necesidad de hacer manifestación alguna sobre ello. En todo caso, el art. 12 LCCh autoriza que cuando se crea una letra incompleta, en el momento de su emisión, puede recoger ulteriormente los requisitos necesarios, apareciendo en el momento del vencimiento como título completo, como es el caso. Son las llamadas "letras en blanco" que la LCCh contempla y que han sido sancionadas por la propia Sala.

Finalmente, la sentencia rechaza que el descuento de las letras sea nulo por incumplimiento de la L 57/1968, sobre percibo de cantidades anticipadas en la construcción y venta de viviendas, y de la disposición adicional primera de la L 38/1999, de ordenación de la edificación, normas ambas que establecen la obligación de depositar en una cuenta especial las cantidades entregadas por el comprador a cuenta del precio de una vivienda en construcción, para que se destinen únicamente a la construcción de la vivienda. Según el Tribunal, tal obligación no impide que si para estos pagos el comprador ha entregado letras de cambio, cuyo vencimiento está diferido en el tiempo, puedan descontarse para obtener liquidez. De otra forma, no tendría sentido que las cantidades anticipadas por los adquirentes en efectivo puedan ser dispuestas para las atenciones derivadas de la construcción, tal como reza el propio art. 1, condición primera de la L 57/1968, y la entrega de las cambiales aceptadas por los adquirentes no pudieran ser descontadas. Será el dinero obtenido con el descuento el que tendrá que aplicarse a aquella cuenta especial.

La sentencia cuenta con un voto particular formulado por dos miembros de la Sala.

¡Consejos!

¡Únete a los Grupos especializados para encontrarte con personas que se dedican a lo mismo que tú, las cuales pueden resolver mejor tus dudas e inquietudes! Por ejemplo: Derecho Civil, Penal, Mercantil...