El Tribunal Supremo confirma la condena a un Guardia Civil por revelación de secretos el cual avisaba a un traficante al que vendía cocaína

Los hechos sucedieron cuando el agente, destinado en el Grupo de Información, se puso en contacto con un ciudadano a fin de que éste le vendiese cocaína, sustancia que el agente consumía habitualmente. El ciudadano sabía que su cliente era agente de la guardia civil y aprovechaba la información que éste le daba para no ser descubierto.

 

Al menos en una ocasión, el agente procedió a alertar al vendedor de la presencia de agentes de policía en las cercanías de su domicilio y otra vez, le avisó de que tenía un teléfono intervenido porque estaba siendo investigado.

Como consecuencia de estos hechos se dictó sentencia en la que se declaró al agente responsable de un delito continuado de revelación de secretos sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal e inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión de Guardia Civil durante un período de 2 años y 2 meses.

El agente recurrió en casación alegando varias cosas pero lo que aquí vamos a analizar es su argumento sobre que no concurren los elementos del tipo penal de revelación de secretos (art. 417.1 C.Penal) ya que él considera que la infracción en que incurrió es administrativa y no penal.

La Sala dice que su alegación no puede compartirse ya que el acusado informó al  vendedor de cocaína que estaba siendo investigado por la Guardia Civil y también de que su teléfono era objeto de una intervención con el fin de escuchar el contenido de sus llamadas.

Continúa la Sala diciendo que resulta incuestionable que sí concurren los elementos del tipo penal de revelación de secretos en la modalidad básica que se le imputa.




¡Consejos!

¿Tienes dudas sobre alguna materia concreta? Pregunta mediante una discusión en los grupos especializados.