Unidad natural y jurídica de acción. Delito continuado. Violación

Sentencia Nº: 777/2005
RECURSO CASACION (P) :904/2004 P
Procedencia: Audiencia Provincial de Madrid
Fecha Sentencia: 15/06/2005

OBJETO: Unidad natural de acción. Unidad jurídica de acción. Delito continuado. Violación

Se dice en la argumentación que se está ante una "unidad natural de acción" como en los casos en los que se profieren diversas expresiones injuriosas, o se dirigen varios golpes contra diversas partes del cuerpo de la víctima. Esta concepción causal-naturalística de la acción entendida como transformación física del mundo no es la determinante en la esfera penal, sino que en la medida que el concepto de acción u omisión en clave penal debe ser puesta en conexión con el ataque a bienes jurídicos protegidos, lo que determinará el concepto de acción. Por ello no es tanto la acción u omisión humana, sino dicha acción en cuanto ataca a bienes jurídicos protegidos por la norma, en consecuencia, si una acción en clave naturalística atenta o lesiona bienes jurídicos o de naturaleza personalísima protegidos por la misma o diversas normas jurídicas, se estará ante tantas acciones normativas como bienes jurídicos atacados: un disparo que mata a dos personas, comete dos homicidios aunque naturalísticamente haya existido una acción natural, una agresión a un agente policial puede constituir un delito de atentado y otro de lesiones.

Paralelamente, el concepto normativo de acción exigirá la concurrencia de varias acciones naturales en aquellos delitos en los que el tal concepto de acción se integre por una pluralidad de acciones diversas como ocurre en relación a los delitos de tráfico de drogas o falsedad de moneda --STC 384/04 de 2004--. Por ello, el concepto de acción en el ámbito del derecho penal, es propio de esta disciplina y autónomo de la concepción natural de acción, aunque puedan coincidir en aquellos casos en los que a la acción en sentido natural se corresponde una acción en sentido normativo porque sólo queda afectado un precepto penal, como el hecho de disparar contra una sola persona y producida la muerte, aunque en otras ocasiones no sean conceptos equivalentes.

En el caso de autos la referencia a la tesis natural de la acción como argumento para postular un sólo delito de agresión sexual no es en modo alguno correcta en la medida que aquí hubo dos acciones "naturales" de agresión a cada una de las dos mujeres, que a su vez atacaron el mismo bien jurídico protegido por la norma penal, pero en dos personas distintas, por ello la tesis del recurrente repugna a la razón porque degrada a la víctima a un "ente" sin rostro, etéreo y conceptual que puede estar integrado por una o varias personas. La consecuencia lógica de tan singular planteamiento, llevaría a estimar la existencia de un asesinato --¿continuado?--, la acción del terrorista que matase a varias personas, planteamiento que olvidaría además, la interdicción, por regla general, de la continuidad delictiva a bienes eminentemente personales como nos recuerda el art. 74 del Código Penal.

Procede la desestimación de esta parte del motivo.

Como pretensión subsidiaria, postula que partiendo de la realidad de dos delitos de agresión sexual porque fueron dos las mujeres agredidas, ambos delitos deben considerarse como delitos sencillos, sin que uno de ellos merezca la condición de continuado como se efectúa en la sentencia, en base a las distintas pero seguidas y continuadas penetraciones de que fue objeto una de las mujeres por parte del recurrente forman un continuum sin fracturas "....penetrándola vaginalmente en varias ocasiones. Como el acusado perdía la erección, cada vez que esto sucedía la obligaba a realizar una felación, para finalmente intentar penetrarla analmente sin conseguirlo....".

Tal relato resulta compatible con el concepto normativo de acción, pues efectivamente, la acción descrita, es su pluralidad de actos concretos en clave naturalística integra una sola acción normativa no continuada que atacó la libertad sexual de la víctima, y que vivió toda la escena como una única agresión sexual, bien que esa pluralidad de actos debe ser tenida en cuenta para individualizar en esta fase judicial la pena a imponer de suerte que esta sea proporcional tanto a la acción de la agresión como a la realidad de los concretos actos que la vertebraron en este caso, como se deduce del relato fáctico.

La jurisprudencia de esta Sala no ha sido ajena a esta concepción, precisamente en delitos de violación/agresión sexual y en tal sentido se puede citar la STS de 24 de Septiembre de 2002 "....en efecto, tanto el recurrente como el Ministerio Fiscal coinciden en que la doctrina de esta Sala ha considerado un delito unitario y no continuado en supuestos de varias penetraciones por la misma o diferentes vías anatómicas cuando los hechos se producen entre los mismos sujetos activo y pasivo, ejecutándose la acciones típicas en el marco de un mismo espacio físico y temporal sin que exista prácticamente solución de continuidad entre unas y otra, correspondiendo el conjunto de estas a un dolo unitario, no renovado, que abonen una misma situación, y no diversas ocasiones idénticas que caracteriza la continuidad....".

En el mismo sentido, ya la STS de 15 de Febrero de 1997 declaró que el número de violaciones no se puede identificar con el número de penetraciones.

El Ministerio Fiscal comparte este planteamiento en su informe, y en definitiva, debe prosperar este submotivo subsidiario.

Navegación

¡Consejos!

Añade información a tu Perfil para que los demás sepan algo sobre ti