Acuerdos de Pleno

Acuerdos de Pleno

Última actualización de en David Padrón

Categorías: Derecho Penal

LOS ACUERDOS DE PLENO DE LA SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO

La Sala Segunda del Tribunal Supremo, acogiéndose a lo dispuesto en el art. 264 de LOPJ que establece las reuniones de los Magistrados de las diversas Secciones de una misma Sala para la unificación de criterios y la coordinación de practicas procesales ha venido celebrando, al paso de las cuestiones que surgen en su práctica jurisdiccional diaria, los llamados Plenos no jurisdiccionales en los que resuelven sobre la postura a tomar en esas cuestiones.
Esas reuniones, con la base jurídica señalada, constituyen, un válido procedimiento para alcanzar la unificación del ordenamiento jurídico, resolviendo en general cuestiones problemáticas de derecho penal o procesal penal.
En cuanto a su naturaleza jurídica es claro que los acuerdos no son normas jurídicas; su función muy semejante a la de crear la jurisprudencia ya que de hecho sienta las bases para la unificación en la interpretación de la ley. De todas maneras, ni son resoluciones judiciales, ni son en si mismos jurisprudencia. Según Íñigo Corroza y Ruiz de Erenchun, los acuerdos son instrumentos de actuación del Tribunal Supremo para publicitar su opinión doctrinal sobre asuntos de discutida y discutible interpretación.
Los acuerdos no aparecen motivados, carecen de todo razonamiento. Simplememente contienen un pronunciamiento del Pleno no jurisdiccional del Tribunal Supremo. La motivación de las razones por las cuales se adopta el acuerdo pueden encontrarse, por regla general, posteriormente en las sentencias que aplican el mismo.
Los acuerdos vienen adoptándose desde 1991, aunque hasta el año 2000 sin darles publicidad. Desde el año 2000 se publican en la página web del CGPJ y se recogen de manera habitual en las bases de jurisprudencia. Por eso se ha dicho que la institucionalización de los acuerdos es cada vez más intensa. Debe hacerse constar, además, que el nivel de seguimiento de los acuerdos por la jurisprudencia posterior es muy elevado (no, sin embargo, con carácter absoluto, ya que hay algunos pocos ejemplos de escaso seguimiento de la jurisprudencia de los acuerdos adoptados por el Pleno).

En el Pleno celebrado el día 18 de julio de 2006, la Sala acordó por unanimidad que "Los acuerdos de la Sala General (Pleno no Jurisdiccional) son vinculantes" para los miembros de la Sala. Es cierto que jurídicamente es discutible que de ello derive una obligación sancionable, pero lo cierto es que en aras de la estabilidad y uniformidad de la doctrina jurisprudencial (Granados) es conveniente que los acuerdos sean respetados.

El magistrado del Tribunal Supremo y antiguo Fiscal General del Estado, Carlos Granados Pérez, ha compilado en una obra de gran utilidad estos Acuerdos de Pleno, ilustrando los problemas que dieron lugar a la adopción de cada acuerdo y reflejando la jurisprudencia que sigue a la mayor parte de los mismos.

Los Acuerdos y el Ministerio Fiscal

En virtud del Decreto fechado el 12 de enero de 2004 del Fiscal General del Estado se creó una Comisión dentro de la Sección de lo Penal de la Fiscalía del Tribunal Supremo para estudiar de manera sistemática todos los acuerdos adoptados por el Pleno no Jurisdiccional de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, con la finalidad de su ulterior difusión. El estudio había de extenderse al análisis de la jurisprudencia posterior y la eventual incidencia de reformas legislativas. En una Nota Preliminar expresando el sentir de la Comisión el Fiscal Sr. Del Moral manifiesta:

En una primera aproximación esos acuerdos de la Sala Segunda del Tribunal Supremo suponen una orientación insoslayable para todos los operadores de la jurisdicción penal y de forma muy singular para los miembros del Ministerio Fiscal que no pueden hacer caso omiso de la función de unificación que corresponde a la jurisprudencia. No obstante esa premisa general, también cree la Comisión que las misiones que la Constitución asigna al Ministerio Fiscal y su papel como promotor de la actuación de los Tribunales le exigen algo más que un simple seguidísimo acrítico y mimético de las orientaciones jurisprudenciales. El Fiscal no puede abdicar de su capacidad de impulsar nuevas líneas jurisprudenciales; o criticar las ya existentes postulando su modulación o su modificación. Combinar ambas perspectivas exige ponderar las cuestiones y distinguir casos y casos para sopesar cuando el principio de seguridad jurídica y el sistema de fuentes del ordenamiento jurídico –en el que desempeña un papel no desdeñable la jurisprudencia- invita no solo a plegarse, sino también a adherirse a esos criterios marcados por la Sala Segunda del Tribunal Supremo y procurar su asentamiento en la praxis de todos los órganos penales, aunque su posición inicial haya sido discrepante; y cuando, por el contrario, excepcionalmente, por razones bien meditadas y sin despreciar en absoluto el altísimo valor de los criterios jurisprudenciales derivado, entre otras razones, de que de hecho será los que se impongan en todos los asuntos sometidos a la censura casacional, el Fiscal como institución debe mantener una postura propia, consciente de que es la más adecuada al ordenamiento, aunque suponga apartarse o modificar esos criterios jurisprudenciales que también pueden cambiarse y progresar a impulsos del Ministerio Público. No puede olvidarse, por otra parte, que el principio acusatorio otorga al Fiscal un papel protagonista en la jurisdicción penal y que, señaladamente cuando se trata de posturas favorables al acusado, en ocasiones su postura limita la libertad de criterio del órgano judicial y, en su caso, también del Tribunal Supremo (sin entrar ahora en el tema polémico que está siendo replanteado en el seno del Tribunal Constitucional de la vigencia o no del principio acusatorio en la fase de recurso del proceso penal y, en su caso, sus condicionantes).



Bibliografía

Los acuerdos de la Sala Penal del Tribunal Supremo: naturaleza y contenido (1991-2007). Ed. Atelier. Elena Íñigo Corroza y Eduardo Ruiz de Erenchun Arteche.

Acuerdos de Pleno de la Sala Penal del Tribunal Supremo para la unificación de la jurisprudencia. Años 1991-2008 (actualizados hasta septiembre del año 2008). Ed. Tirant lo Blanc. Carlos Granados Pérez.
 
 
 
 
 
 

Navegación

¡Consejos!

¿Quieres recibir notificaciones con las novedades de los Grupos que te interesan? Configura tu cuenta a través de Opciones (Icono de los engranajes que se encuentra en la parte superior derecha de la Web) -> Configuración -> Notificaciones de Grupos