Proposicion y Conspiracion para delinquir

Proposicion y Conspiracion para delinquir

Última actualización de en David Padrón

Categorías: Derecho Penal

Num_Sentencia: 891
Año_Sentencia: 2006
Recurso_Numero: 548
Recurso_Año: 2005
fecha: 22/09/2006
Ponente: José Ramón Soriano Soriano


CUARTO.- Habiéndose renunciado al motivo amparado en infracción de precepto constitucional que se articulaba en primer lugar, como segundo motivo se invoca infracción del artículo 141 del Código Penal. Considera el recurrente que la pluralidad de autores, la falta de habilidad de la invitación para desencadenar el delito y el desistimiento del ejecutor, impiden considerar que se haya producido una proposición para el asesinato, por cuanto no concurren los elementos para la aplicación de dicha figura delictiva.
1. La reiterada jurisprudencia de esta Sala exige de modo indispensable, respecto a la vía casacional del artículo 849.1º de la L.E.Cr., que para poder ser examinada la tesis que en el recurso se sostenga, éste respete de modo absoluto en toda su integridad, orden y significción los hechos que se declaren probados (STS de 13 de julio de 2001), dado que la vía casacional elegida consiste en verificar la corrección de la aplicación del derecho, es decir, se trata de discernir acerca de la subsunción del "factum" en el tipo penal aplicado, de forma que es incompatible con el presente motivo no sólo la pretensión de modificar los hechos de la sentencia, sino también introducir cuestiones relativas al análisis y revaloración de la prueba practicada y ya valorada por el tribunal de instancia (STS 28/12/2002).
Conforme a la doctrina de esta Sala (STS 29/11/2002 y 25/07/2003, entre otras), la proposición para delinquir es una de las hipótesis normativas de las conocidas como "resoluciones manifestadas", supuestos de verdaderos actos preparatorios, previos a la ejecución del delito, pero que, por meras razones de política criminal y contra el habitual carácter de impunidad de tales actos, ".... sólo se castigarán en los casos especialmente previstos por la Ley" (art. 17-3 C.P.).
Los requisitos, por consiguiente, para que nos hallemos ante tal figura merecedora de punición son, en primer lugar, que exista previsión legal expresa en el supuesto del delito objeto de la propuesta, y aquí la hay a la vista del artículo 141 del Código Penal. En segundo lugar, la conducta ha de consistir en una propuesta o invitación a tercera persona que, hasta ese momento no hubiera decidido ya, por sí misma, la ejecución del mismo ilícito, para que lo lleve a cabo, conjuntamente con el proponente o en sustitución de éste. Es evidente, no obstante, que esa propuesta ha de referirse a la ejecución de algo posible y ser lo suficientemente seria y minimamente eficaz para que adquiera la relevancia penal necesaria.
En cualquier caso es innecesaria la intervención material y directa del proponente en la ejecución del delito propuesto, como ha tenido ocasión de señalar esta Sala en sentencias nº 1994 de 29-11-2002 y la nº 1.113 de 25 de julio de 2003.
2. En el presente caso, a la vista del relato de hechos probados de la sentencia de instancia, se desprende que el acusado había resuelto decididamente quitar la vida al Fiscal de la Audiencia Nacional, lo que le determinó a proponer, en firme, la ejecución de ese delito a un tercero, ofreciéndole un incentivo económico que podría resultar bastante para la aceptación de la ilícita encomienda. La invitación fue concreta y eficaz, desde el momento en que se identificó la persona, se facilitaron datos al sicario (asesino asalariado), como domicilio y fotografía de la víctima, se hicieron llegar instrucciones para la perpetración del delito y se realizaron entregas de dinero.
Asimismo, la participación en los hechos de varios agentes no hace que tales comportamientos se conviertan automáticamente en conspiración, puesto que no existió un concierto, sino que lo realmente existente fue una resolución firme de cometer un delito mediante terceras personas a quienes se les realiza la invitación para ejecutarlo, y en la realización de dicha invitación o proposición no se impide la intervención de uno o varios agentes.
La redacción de la conducta integrante de la conspiración en el art. 17-2 "el que ha resuelto cometer un delito....", utilizando el singular no significa que no puedan existir varios proponentes, pues de no entenderlo así, tendríamos que concluir que todo homicidio (art. 137 C.P.) sólo puede cometerlo una persona por hablarnos la descripción típica de "el que matare", utilizando el singular. Las cualidades de la autoría, prevista en el art. 28 C.P. p. 1º, deben proyectarse sobre todas y cada una de las conductas delictivas. El hecho puede, pues, cometerse "conjuntamente".
3. Por último, que el destinatario de la propuesta no sólo no estuviera dispuesto a aceptarla sino que comunicó semejantes propósitos a la policía y que, por tanto, la ejecución del delito no llegara a comenzarse, nos sitúa, precisamente, en el terreno de la proposición para delinquir que, como en este caso, se dirigía hacía la ejecución de un delito de asesinato, siendo el propio autor de la proposición quien aporta, con el ofrecimiento económico, el elemento integrante de este tipo penal (art. 139.2 CP.), por lo que no ha de caber duda que nos encontramos ante la figura prevista en el art. 141 del Código Penal, procediendo, en consecuencia, la condena del autor de tales hechos.
De haber aceptado el encargo el destinatario de la propuesta ilicita (sicario) nos hubiera situado en la figura de la conspiración y si hubiera comenzado a ejecutarse el hecho, en la tentativa, como acto, no ya preparatorio, sino ejecutivo.

Navegación

¡Consejos!

Los archivos que compartas y sean alojados en Law Center Social no deben pesar más de 1 Gigabyte. Utilice servidores especializados de alojamientos de arcdhivos como Mega, Uploaded, Medifire o similares. Si es un vídeo utilice Youtube para alojarlo y a continuación comparta el enlace a través de un Tweet o entrada de blog.