Adhesion y recurso supeditado

Adhesion y recurso supeditado

Última actualización de en Eleazar Robaina Espinosa

Categorías: Derecho Penal

Sentencia Nº: 216/2007 
RECURSO CASACION (P) Nº:10601/2006 P 
Fecha Sentencia: 20/03/2007 
Ponente Excmo. Sr. D.: José Ramón Soriano Soriano 



Resumen: Pretensión de Adhesión al recurso y carácter del pretendido recurso supeditado 



PRELIMINAR.- Antes de decidir los dos recursos articulados es necesario, o cuando menos conveniente, clarificar algún extremo aparentemente confuso sobre la consideración procesal de las partes, que incluso podría tener repercusiones en orden al carácter con que han intervenido en la causa.

La cuestión es la siguiente: en el Rollo de Sala del Tribunal Supremo aparece un escrito de la acusación particular (Souad), que tuvo entrada en la Secretaría de este Alto organismo el 17 de octubre de 2006, en el que con ocasión del trámite de instrucción o contestación a los recursos (del Fiscal y del acusado), lo que hace es interponer un recurso de casación, cuando no lo había preparado y el trámite que se le ofrece es el de instrucción o contestación a los que en su día y conforme a los trámites legales habían interpuesto, uno el Fiscal con un motivo y otro el acusado que contiene tres, aunque sólo dos de ellos se desarrollen.

Pues bien, al folio 25 del Rollo de Sala aparece un escrito de la misma parte acusadora, Souad, en la que se da por emplazada respecto a los recursos del Ministerio Fiscal y del acusado Mohamed, se persona ante el Tribunal Supremo y anuncia la adhesión al recurso del Mº Fiscal.

De ello se desprende el error en que ha incurrido esta parte procesal (seguimos refiriéndonos a la acusación particular) que no interpuso recurso, que personada e instruída de los recursos de los demás replica al del acusado, pero en lugar de responder y adherirse al del Mº Fiscal, como había anunciado, entabla un recurso autónomo con dos motivos. Lógicamente en su calidad de parte recurrida sólo puede contradecir o apoyar el recurso del acusado y el del Fiscal, a este último en calidad de adherido. El Fiscal sólo formaliza un motivo, el referido a la aplicación del art. 23 C.P., propugnando la estimación de la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal, en calidad de agravante, y este motivo único es el que puede reforzar con sus argumentos la acusación particular recurrida al haberse adherido a él.

Consecuentemente, al no ser recurrente autónomo, no puede añadir ningún motivo más, por lo que el número primero en el que pretende desvirtuar la estimación por la Audiencia de una atenuante no solicitada por la defensa no puede ser objeto de consideración o examen en sede casacional. Nos debemos atener exclusivamente, en su condición de parte adherida, al motivo que articula el Mº Fiscal, que corresponde al segundo de la acusación particular, entendiéndolo como argumento de refuerzo y no como recurso autónomo por parte de quien se aquietó en su momento a la sentencia recaída en la instancia, una vez le fue notificada.

No varían las cosas por otorgar al escrito impugnativo el carácter de recurso supeditado, como autoriza la ley de jurado (véase art. 846 bis b)), pues aunque constituyese un recurso condicionado al mantenimiento del suyo por el recurrente, será preciso en todo caso que la materia sobre la que verse tenga relación directa o indirecta con el recurso al que se supedita (Pleno no jurisdiccional de esta Sala de 25-04-2005) y en este caso en relación al motivo primero no la había.

Item más, aunque atribuyéramos al escrito del recurrido carácter autónomo la estimación por el Tribunal sentenciador de una atenuante cuyo contenido ha sido discutido contradictoriamente en el plenario, si materialmente integra la agravación, debe reputarse conforme a ley -según doctrina de esta Sala- debiendo quedar reflejada en el factum.

Navegación

¡Consejos!

¿Tienes dudas sobre alguna materia concreta? Pregunta mediante una discusión en los grupos especializados.