Enajenacion mental. Esquizofrenia.

Enajenacion mental. Esquizofrenia.

Última actualización de en David Padrón

Categorías: Derecho Penal

AUTO 2029/2007
Nº de Recurso:1446/2007
Fecha Auto: 22/11/2007
Ponente Excmo. Sr. D.: Andrés Martínez Arrieta

Según reiterada jurisprudencia, la enfermedad mental denominada esquizofrenia -ya se detecte o exista en edad temprana del sujeto, ya con posterioridad- constituye una enfermedad psíquica de carácter permanente, posiblemente la más grave, que a efectos de la responsabilidad penal tiene siempre una notoria influencia en la personalidad del sujeto activo de la acción, al encontrarse permanentemente afectado en sus capacidades intelectivas y volitivas. Como se ha dicho por la doctrina y por los especialistas médicos, la esquizofrenia "conlleva una escisión o disgregación de la vida psíquica (en griego "esquizos" significa escisión y "pbreu" inteligencia), con graves trastornos en la asociación del pensamiento, de la afectividad, del contacto del "yo" con la realidad y consigo mismo, y de la percepción sensorial". Por tanto, en principio, y desde el punto de vista biológico-psiquiátrico, el esquizofrénico ha de ser considerado como un individuo cuyas facultades de conocimiento, comprensión y voluntad se hallan alteradas, por sufrir una enfermedad que se ubica en el propio organismo del individuo, sin influencias externas, es decir, sufre de lo que se denomina una "psicosis endógena".
Ahora bien, a efectos penales y cuando se trata de juzgar cada caso concreto, con sus especiales circunstancias, la jurisprudencia ha entendido que en este tipo de enfermedad, además del elemento "biológico-psiquiátrico", debe tenerse en cuenta también el elemento "psicológico", distinguiéndose así entre el presupuesto biológico de la enajenación en sí mismo considerado (siempre de carácter endógeno) y el efecto psicológico que esa enfermedad pueda proyectar en cada supuesto respecto a la total inimputabilidad o semi-imputabilidad del sujeto activo de la acción delictual. De ahí que a veces se haya considerado que no todo esquizofrénico, por el hecho de serlo, es totalmente inimputable, pero que siempre sus capacidades intelectivas y volitivas estarán disminuidas. La enfermedad mental tiene en nuestro Derecho un doble componente, biológico-psicológico, de modo que requiere, además de un sustrato psiquiátrico (patológico), que tal padecimiento produzca en el acusado una incapacidad severa para conocer el alcance de sus actos o, dicho en palabras de la Ley, que no pueda "comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión" (SSTS de 10 de Marzo de 2.000 y nº 1.170/2.006, de 24 de Noviembre).

Navegación

¡Consejos!

¿Quieres recibir notificaciones con las novedades de los Grupos que te interesan? Configura tu cuenta a través de Opciones (Icono de los engranajes que se encuentra en la parte superior derecha de la Web) -> Configuración -> Notificaciones de Grupos