Veracidad

Veracidad

Última actualización de en David Padrón

Categorías: Derecho Penal

Sentencia Nº: 700/2009
RECURSO CASACION (P) Nº:11525/2008 P
Fecha Sentencia: 18/06/2009
Ponente Excmo. Sr. D.: Manuel Marchena Gómez


Resumen: ATENUANTE DE CONFESIÓN: veracidad de la confesión.


Es cierto que esa Sala ha aceptado los efectos atenuatorios de una confesión prestada después de iniciado el proceso. No existe razón de política criminal –decíamos en nuestra STS 527/2008, 31 de julio y 767/2008, 18 de noviembre- que justifique que, siempre y en todo caso, cuando el imputado por un delito confiesa su participación en los hechos, deba ver atenuada su responsabilidad criminal. Es entendible que en todos aquellos casos en los que la confesión, aun extemporánea, facilite de forma singular el desenlace de una investigación ya iniciada, los efectos atenuatorios de la responsabilidad criminal estén aconsejados. Razones pragmáticas ligadas a la conveniencia de estimular una confesión relevante para el esclarecimiento de los hechos, hacen explicable que la ausencia de un presupuesto cronológico –que la confesión se produzca antes de conocer el imputado que el procedimiento se dirige contra él— no se erija en requisito excluyente, sobre todo, cuando entre la atenuante genérica de confesión (art. 21.4 CP) y la analógica (21.6 CP) puede predicarse el mismo fundamento.

Ese fundamento atenuatorio, pues, no desaparece en los supuestos excepcionales en los que la relevante confesión es ulterior al inicio de las investigaciones, pudiendo ser reconducida por la vía de la integración analógica que ofrece el art. 21.6 del CP. Sin embargo las razones de política criminal antes expuestas se difuminan cuando falta un requisito implícito en el enunciado de la atenuante genérica, esto es, la veracidad de la confesión. De otro modo, adjudicando a una confesión incompleta o interesada el privilegio de la atenuación, se alejaría la rebaja de la pena de su fuente legitimante.

Sin embargo, por más flexibilidad que quiera atribuirse al requisito cronológico de que la confesión del culpable se produzca antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige dirija contra él (art. 21.4 CP), la confesión premiada –sea como atenuante ordinaria o analógica-, ha de ser una confesión veraz, al menos en los aspectos nucleares de la acción, tanto objetivos como subjetivos. De lo contrario, habríamos de aceptar una aplicación de la atenuante sensiblemente distanciada de su fundamento material.

Es ésta la razón por la que el Tribunal a quo descartó la aplicación de la atenuante interesada, razonando que los efectos atenuatorios no están previstos para aquellos casos en los que “…se ofrece una versión de los hechos distinta a la comprobada y reflejada en el relato de hechos” o se explica la propia conducta con un testimonio “…radicalmente contrario a lo que la prueba practicada ha acreditado”.

La Audiencia, por tanto, no se ha apartado de la doctrina de esta Sala en torno a la atenuante cuya aplicación se reivindica. Su procedencia se refuerza, si cabe, a la vista de la aplicación alternativa de la atenuante de reparación del daño (art. 21.5 del CP), a la que otorgó los efectos penológicos propios de la atenuante muy cualificada, valorando en su aplicabilidad la información facilitada por la recurrente, que permitió la detención de Mauricio.

Navegación

¡Consejos!

¿Tienes dudas sobre alguna materia concreta? Pregunta mediante una discusión en los grupos especializados.