No simultanea colaboracion confesión

No simultanea colaboracion confesión

Última actualización de en David Padrón

Categorías: Derecho Penal

Sentencia Nº: 942/2009
RECURSO CASACION (P) Nº:10587/2009 P
Fecha Sentencia: 23/09/2009
Ponente Excmo. Sr. D.: Manuel Marchena Gómez


Resumen: ATENUANTE ANALÓGICA DE COLABORACIÓN CON LA ADMINISTRACION DE JUSTICIA: no aplicación simultánea con la atenuante de confesión. Se estima como muy cualificada



B) Considera el recurrente que la sentencia debió haber aplicado dos atenuantes. De un lado, la de confesión del hecho (art. 21.4 CP), de otro, la analógica de colaboración con la justicia (art. 21.5, en relación con el art. 21.6 del CP), esta última con el carácter de muy cualificada.

La sentencia de instancia aplicó la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal, con carácter analógico, de colaboración con la administración de justicia, con fundamento en el juego combinado de los arts. 21.6 y 21.5 del CP. La aplicación de esta atenuante se basó en que la acusada “…prestó colaboración con la Justicia, al reconocer los hechos y señalar, identificándola plenamente, a la persona que intervino en el transporte de la droga y a quien debía entregar la misma”. Esta atenuación –continúa razonando la Sala de instancia- “…podría incardinarse (…) en el supuesto del art. 376 del CP, si bien, dado que no se cumplen todos los requisitos, exigibles en este precepto, así la exigencia de abandono voluntario de la actividad delictiva, que no concurre en este caso, procede estimar la atenuante analógica de colaboración con la justicia para aminorar el daño causado por el delito”. Sin embargo, la Audiencia negó el carácter de muy cualificada a esa atenuación al estimar que ésta “…no goza del carácter de muy cualificada, pues ésta se produce sólo en casos muy excepcionales, y, en esta causa, existiendo la colaboración, ésta se produjo no en el momento inicial, sino tras el ingreso en prisión de la procesada. De haber realizado esto en el momento inicial, podría haber sido más efectiva ésta”.

Pues bien, a la vista del juicio histórico proclamado por el Tribunal a quo, ningún error jurídico puede afirmarse respecto de la no aplicación de la atenuante de confesión. Sin embargo, resulta obligado, en sintonía con el Ministerio Fiscal que apoya parcialmente el motivo, estimar que la atenuante de colaboración con la Justicia, sí es susceptible de aplicación como atenuante muy cualificada.

Respecto de la reivindicada apreciación de la atenuante de confesión, conviene tener presente que, por más elasticidad conceptual que quiera atribuirse a aquella atenuante (art. 21.4 CP), es evidente que la simple confesión de un hecho delictivo, apreciado en su flagrancia por las fuerzas policiales que efectúan el seguimiento del sospechoso, y procedente de quien acaba de ser sorprendido en el momento de la ofensa al bien jurídico, no justifica, por sí solo, ningún tratamiento privilegiado (STS 73/2009, 29 de enero). Además, no existe razón de política criminal -decíamos en nuestra STS 527/2008, 31 de julio- que justifique que, siempre y en todo caso, cuando el imputado por un delito confiesa su participación en los hechos, deba ver atenuada su responsabilidad criminal.

Es cierto que ambas afirmaciones se sitúan en el ámbito de la aplicación general y deben ponerse en relación con las circunstancias de cada caso concreto, no cerrando de forma artificial la puerta a la aplicación de una atenuante por analogía cuando, pese a no concurrir todos los requisitos que el CP asocia a una circunstancia de atenuación, sin embargo, el fundamento de la atenuante y las razones de política criminal que justifican su vigencia, se mantienen.

Pues bien, en el presente caso, el criterio de exclusión por la Audiencia Provincial de la atenuante de confesión fue acertado, no ya por la ausencia de un requisito de carácter cronológico, referido al momento en el que el reconocimiento de los hechos se produjo, sino por la opción interpretativa a favor de una atenuación analógica inspirada en la colaboración con la administración de justicia (art. 21.5 y 6 CP). A partir de ese razonamiento, está fuera de dudas que la aplicación cumulativa de ambas atenuantes carecería de toda justificación, en la medida en que ello supondría derivar de un mismo hecho –la indicación de otros autores y copartícipes en el delito imputado- dos atenuantes, una de las cuales carecería de justificación material. Y es que, si bien se mira, la acusada colaboró con la administración de justicia porque confesó el delito.

De ahí que deba rechazarse la pretensión del recurrente, encaminada al reconocimiento de dos atenuantes, una por el hecho de confesar su participación a las autoridades, la otra por su colaboración con la justicia. Cuestión distinta es que la atenuante finalmente apreciada por la Audiencia Provincial no sea susceptible de una aplicación con el carácter de muy cualificada.

En efecto, tiene razón la defensa de Milenis Jiménez cuando pone de manifiesto –con el apoyo del Ministerio Fiscal- la importante aportación que la voluntad de colaboración de la acusada supuso en el ámbito de la investigación. El factum detalla que la hoy recurrente “…tras su primera declaración ante el Juez de instrucción el día 5.03.08, a través de su Abogado, al día siguiente presentó un escrito señalando las personas implicadas en este tráfico. Lo que fue reiterado en declaración el 12.03.08, lo que dio lugar a que se procesara a otra persona como implicada en estos hechos, que no ha podido ser juzgada por encontrarse en situación de rebeldía”.

El carácter minucioso de los datos personales ofrecidos por la recurrente, tras las correspondientes pesquisas policiales, condujeron a la efectiva identificación de Evelin Dionelly Jiménez Dotel, contra la que se dictó auto de procesamiento, acordando su busca y captura y cursando la correspondiente orden europea de detención.

La información proporcionada por la acusada no se limitó –como en tantas otras ocasiones acontece- a la equívoca indicación de una identidad que, bien por su carácter inveraz, bien por las circunstancias del caso, no permite fundamentar una imputación. De ahí que el carácter fructífero que la colaboración supuso para la investigación, así como el indudable riesgo asumido por la hoy recurrente, justifican la atribución excepcional del carácter de atenuante muy cualificada, con los efectos que se expresan en nuestra segunda sentencia.

Navegación

¡Consejos!

¡Descarga la aplicación para móviles Law Center App GRATIS y podrás llevarte a todas partes una gran biblioteca de Leyes y normas jurídicas!