07Jul- Acusado no puede instar en casacion la responsabilidad subsidiaria del estado

Sentencia: 643/2007 
Recurso: 137/2007 
fecha: 03/07/2007 
Ponente: Manuel Marchena Gómez 

RESUMEN: PARTES PROCESALES. RESPONSABILIDAD CIVIL: el acusado carece de legitimación para instar en casación la responsabilidad civil subsidiaria del Estado 



A juicio de la parte recurrente el Tribunal a quo habría interpretado de forma errónea el art. 121 del CP, al no declarar la responsabilidad civil subsidiaria del Estado respecto de las indemnizaciones a las que el propio Juan Carlos fue condenado. Razona la defensa que en los hechos probados fijados por el Magistrado-Presidente, se describe la condición de militar del acusado y su rango de sargento del ejército español, en situación de activo. La visita al bar “La Carroza”, regentado por la víctima, El Houari, se produjo en horario profesional y vistiendo el uniforme militar. Además, el factum describe cómo el acusado había sido diagnosticado de un cuadro de ansiedad depresiva, con ingreso y tratamiento en el Hospital Militar de Melilla desde el 28 de agosto al 11 de septiembre de 2000, sin que se adoptara medida alguna que impidiera el uso del arma. 

El Abogado del Estado, en su escrito de impugnación, invoca la falta de legitimación del recurrente para sostener en casación la condena del Estado. Y tiene razón. La formalización por la defensa del condenado de un motivo casacional en el que se insta la responsabilidad civil subsidiaria del Estado, supone una inaceptable alteración del estatus funcional de cada una de las partes en el proceso penal. Por más flexibilidad que quiera atribuirse al reparto de funciones en el proceso y a la posibilidad de acumulación en un único marco jurídico-procesal de la doble condición de acusador y acusado (cfr. STS 29/1994, 19 enero y Acuerdo de Pleno no Jurisdiccional de esta misma Sala de 27 de noviembre 1998), en el presente caso, tal asimilación es incompatible con el significado jurídico del papel que cada una de las partes puede asumir válidamente en la contienda procesal. Incluso el concepto de parte en el proceso penal, que algunos limitan a un significado puramente formal, recobra todo su significado cuando de lo que se trata es del ejercicio de la acción civil, ámbito en el que la existencia de verdaderas partes en sentido material resulta incuestionable. De tal manera que, frente a quienes ejercitan la pretensión civil de restitución de la cosa, reparación del daño o indemnización de los perjuicios, existe una parte pasiva que carece de legitimación para transmutar su llamada al proceso, colocándose artificialmente, aunque sea en sede casacional, en el lado de los que instan la pretensión indemnizatoria. 

La doctrina de esta misma Sala ya ha tenido ocasión de pronunciarse sobre esta materia. Así, la STS 1990/1992, 22 de septiembre, como con reiteración indica la doctrina de esta Sala, y a modo de ejemplo la sentada en la S. 28 junio 1990, aplicable en todo al supuesto recuerda que «el procesado no se halla legitimado para impugnar cuestiones relativas a la responsabilidad civil subsidiaria, cuyo alcance le ha de ser indiferente ... es parte pasiva de la causa, al atribuírsele la comisión de un delito ... y derivadamente unas responsabilidades civiles, no pudiendo pues ejercitar una pretensión civil tendente a la declaración de determinada responsabilidad subsidiaria», ya que así, «trata de defender derechos ajenos y los recursos se conciben y trazan para la defensa de derechos propios y personalísimos» (cfr., entre otras, SS. 11 noviembre y 16 diciembre 1986; 22 enero 1987; 14 noviembre 1988 y 20 diciembre 1990).

Navegación

¡Consejos!

Añade información a tu Perfil para que los demás sepan algo sobre ti