10Ene- No sustituir hecho probado por afirmaciones en fundamentos derecho

Sentencia Nº: 21/2010 
RECURSO CASACION Nº:1013/2009 
Fecha Sentencia: 26/01/2010 
Ponente Excmo. Sr. D.: Miguel Colmenero Menéndez de Luarca 


Resumen: No cabe suplir en lo esencial el relato factico por afirmaciones en Fundamento de derecho 


Más interés tiene, sin embargo, lo relativo a la apariencia de una empresa que, se dice en la sentencia, no existía ya de forma efectiva, pues había cerrado, no había depositado las cuentas anuales y había prescindido de trabajadores en el periodo de ejecución de las obras. Es cierto que, de ser así, y si de ello se desprendiese la imposibilidad de cumplir lo pactado, la afirmación de la concurrencia de la voluntad engañosa desde el primer momento debería considerarse razonable.

La consignación de estos elementos en la fundamentación jurídica plantea varias cuestiones. En primer lugar, en cuanto se trata de aspectos fácticos integrantes de la maniobra engañosa, deberían aparecer en los hechos probados. Si los acusados aparentaron la existencia de una empresa siendo ello falso, con la finalidad de mover a los perjudicados al acto de disposición, tal cosa debe aparecer en el relato fáctico. Esta Sala ha admitido la posibilidad de que los hechos probados sean complementados por constataciones de hechos formuladas de forma terminante en la fundamentación jurídica, pero ha negado que el relato fáctico, en los elementos esenciales del delito que motiva la condena, pueda configurarse mediante afirmaciones fácticas surgidas de procesos argumentativos contenidos en la fundamentación jurídica. 

En segundo lugar, tal forma de operar supone el peligro de omitir, como aquí ocurre en algún aspecto, la expresión de las pruebas que permiten afirmar lo que, en el fondo, trata de exponerse como un conjunto de hechos a los efectos de la construcción del relato. En efecto, en el caso se afirma que, a la fecha de los hechos, se trataba de una empresa fantasma, desaparecida y cerrada, con una plantilla prácticamente inexistente, tanto que a los dos meses, en periodo que debía ejecutar las obras, prescinde de toda ella. Hechos de los que se podría deducir, en su caso, la imposibilidad inicial, y no sobrevenida, de cumplir lo convenido, y de ahí, la maniobra engañosa.

Navegación

¡Consejos!

¿Quieres hacernos llegar alguna sugerencia o queja? Utiliza el formulario de Contacto. Se encuentra en la parte inferior de la Web.