10Abr- Posibilidad cointegrar factum con fundamento derecho

Sentencia Nº: 295/2010 
RECURSO CASACION Nº:2324/2009 
Fecha Sentencia: 08/04/2010 
Ponente Excmo. Sr. D.: José Ramón Soriano Soriano 


Resumen: Posibilidad de cointegrar el factum con datos facticos en fundamentos de derecho 


2. El Mº Fiscal en una aguda consideración de orden formal advierte ciertos obstáculos para dar respuesta por la vía ejercitada del "error iuris". En efecto en los hechos probados no se dice nada respecto al depósito bancario. Sólo en el fundamento jurídico 19º se viene a sostener que el "dinero procede del tráfico de drogas" porque no se le conoce otra ocupación al recurrente. En definitiva se concluye que el dinero de la cuenta bancaria "es producto del delito", afirmación fáctica desubicada de lo que debe ser la estructura formal de las sentencias, conforme a los términos del art. 141 L.E.Cr.

El Fiscal acude a un habilidoso y razonable argumento para reajustar los términos sentenciales, procediendo a la denominada "cointegración del factum" con afirmaciones inequívocamente fácticas contenidas en la fundamentación jurídica.

Somos conscientes que sobre este tema se han mantenido posturas diferentes, aunque va ganando predominio la que establece una tajante separación entre el contenido del factum y la fundamentación jurídica. Ello no ha impedido que en alguna materia, particularmente circunstancias atenuantes y en ocasiones agravantes (v.g. reincidencia), la clara, nítida y no contradictoria inclusión del presupuesto fáctico de la misma en los fundamentos jurídicos, no haya sido obstáculo para su estimación, si existieron posibilidades de contradicción.

La tendencia a la drástica separación con absoluta incomunicación se viene manteniendo por unas razones más que justificadas que el Mº Fiscal también apunta. Lo que no se puede permitir es acudir a afirmaciones fácticas de la fundamentación jurídica para reinterpretar los hechos probados a través de una labor creadora intentando suponer lo que debiera haberse dado por probado. Mas, cuando simplemente se trata de reafirmar y dar sentido inequívoco a lo allí relatado (interpretación declarativa) no existiría inconveniente en esclarecer o completar el factum, si no existiera margen alguno para la duda o la ambigüedad, o para la provocación de una doble valoración o interpretación o se intente tomar en consideración una valoración no estrictamente fáctica.

Pero, cuando en los fundamentos de derecho se contiene una indubitada narración factual, no tiene sentido precindir de ella, convirtiendo ese defecto formal en una causa eximente de responsabilidad criminal, de suerte que cuando un defecto de redacción se transmute en exclusión de responsabilidad por no aceptar un dato fáctico inconcuso de la fundamentación jurídica, el Mº Fiscal se vería obligado a recurrir en casación, con los consiguientes efectos dilatorios, para que con base en el art. 851-1º L.E.Cr. algunos pasajes de la sentencia claros y sin riesgo de confusión cambiaran de un lugar a otro dentro de la estructura sentencial. Cosa distinta sería que una hipotética descolocación arrojase cierta incomprensibilidad de la sentencia, pero ese no es el caso.

3. La sugestiva y fundamentada argumentación del Mº Fiscal ha de ser aceptada por esta Sala en tanto en cuanto lo único que se detecta en la sentencia es un simple defecto de carácter sistemático, colocando en lugar inadecuado una afirmación, de la que nadie puede dudar acerca de su carácter fáctico, sin que a su vez ocasione ninguna perturbación o duda a las partes procesales.

Partiendo de la aceptación como declaración fáctica surge de nuevo otra cuestión formal, consecuencia de la renuncia del recurrente a formular sendos motivos por "error facti" o por "vulneración de presunción de inocencia" , como hace constar en el escrito impugnativo. Ello trae como efecto la inalterabilidad de la afirmación de que el dinero procede del tráfico de drogas por desconocerse otra actividad lucrativa.

Sin embargo todavía cabría acudir al art. 852 L.E.Cr. para atacar la afirmación por la vía de la violación del derecho a la presunción de inocencia. En tal sentido el recurrente trata de justificar, y a juicio de la Sala lo consigue, que la inferencia del Tribunal carece del rigor y la contundencia exigible, hasta el punto de afirmar que carece de profesión conocida, "ergo", el dinero existente en el Banco procede del tráfico de drogas. Pero si se aportan escrituras públicas, muy anteriores a los hechos descritos como delictivos en los que se venden dos inmuebles y las cantidades en aquella fecha coinciden con el importe de la venta y depósito en el banco, se introduce una duda razonable, que debilita de forma drástica el razonamiento de la sentencia.

Por tanto es posible llegar a la conclusión de que el dinero intervenido en el banco, no se ha acreditado que proceda del tráfico de drogas

Navegación

¡Consejos!

¿Quieres reportar contenido inapropiado? Mientras estés visualizando el contenido inapropiado clickea en la imagen del perro guardian que se encuentra en la parte superior derecha de la Web y el contenido será reportado.